Acento circunflejo

No una, ni dos, ni tres veces. ¡Ya no sé en cuántas ocasiones me han confundido con un francés! Es curioso cómo la gente te asocia una nacionalidad sin ton ni son. Me imagino que para un canadiense medio no hay mucha diferencia entre un francés y un español. Al fin y al cabo, somos europeos, pero lo confuso es que te consideren oriundo del país de los galos cuando saben que te llamas Pablo.

Hace unos días tuve una cita. No es que sea yo muy proclive a contar por las redes mi vida amorosa, pero es importante describir bien el marco de la acción. Se trataba de una primera cita. Intento no ir con grandes expectativas, pero con una actitud positiva. El encuentro se llevó a cabo en un bar-restaurante en el centro de Toronto. El local es una casa con varias plantas. Para poder tener más intimidad escogimos el último piso y nos empezamos a conocer. La estancia era pequeña, pero acogedora. Estaba adornada de lucecitas y tenía un encanto especial. Tras una larga conversación, y acabadas nuestras consumiciones, pedimos la cuenta. En ese momento, el camarero me miró y me preguntó directamente si éramos franceses. Le contesté que no y, entonces, quise saber si él era oriundo de Francia. Me dijo que no, que le había parecido notar un acento francés. Hay quedó la cosa.

Si hubiera sido la primera vez que me pasa, no le habría dado especial importancia. Sin embargo, al repetirse ya reiteradamente, me ha llevado a plasmarlo en este blog. Ya me había pasado en otro bar con unos amigos, cuando un señor cuyos músculos no cabían dentro de la camiseta y cuyo porte imponía se acercó a mí y, siendo poco común para los estándares canadienses, posó su mano en mi hombro y me formuló la misma cuestión. Asimismo, en la tienda de bebidas alcohólicas hace unas semanas vino un chico con dos botellas de vino de Denominación de Origen de Navarra. Resulta que la representante de este vino en Norteamérica es conocida y amiga mía, por lo que le dije al joven que había hecho muy buena elección. Interesado por mi  comentario, le expliqué que era español y que conocía bien el vino. Él, sorprendido, me aseguró que pensaba que era francés (¡Mira, que llevo una miniplaca en la camisa con mi nombre! Pero, bueno, sí, francés). Él era hispanohablante, pero nunca me dijo de qué país. De lo que sí que me informó fue de la coincidencia de que sus antepasados también eran asturianos. ¿Casualidades? Por algo, escribo este blog.

En fin, resulta que soy un joven afrancesado. Espero que tengan buena imagen de los galos, porque si no, no sé cómo tomármelo. En todo caso, es mejor que cuando conozco a alguien, les digo mi nombre y se quedan perplejos, porque piensan: “¡Hostia, como Pablo Escobar!” De hecho, hace unos días, me presentaron a un chico. Al verme con mi camisa de rayas rojas y blancas, que utilizo tanto como disfraz de Wally o de pirata, en festividades carnavalescas, y saber que me llamaba Pablo, me asoció rápidamente con el famoso narcotraficante colombiana. Incluso, me afirmó que llevaba la misma camiseta que él llevaba. Mira que me he visto las dos temporadas de la serie de Narcos, pero no me suena que llevara justamente esa indumentaria. En definitiva, si me dan a elegir entre Escobar o un francés, creo que me quedo con los gabachos.

Esto es todo por hoy. Sigo siendo pobre un día más, porque no me ha tocado la lotería, pero sólo económicamente. En el fondo las experiencias son las que enriquecen nuestras vidas. He pasado de tener una belleza de cánones griegos, según algunas amistades, a parecer algo afrancesado. ¿Qué nos deparará el azar y la casualidad en 2017? Eso está por ver y aquí estaré para contároslo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s