La galleta de la suerte

Tras varios días de dieta baja en calorías, el domingo me di una recompensa en forma de sushi. Con mi hermana y un selecto grupo de amigas comparto esta pasión por el pescado crudo enrollado en bolitas de arroz y algas. Fuimos al restaurante al que solía ir hace dos años, que se encuentra a dos minutos de mi entonces hogar. Snif. Snif. Según Jorge Luis Borges, “cuando uno extraña un lugar, lo que realmente extraña es la época que corresponde a ese lugar; no se extrañan los sitios, sino los tiempos”. La verdad es que parte de razón tiene, pero, en este caso, también echaba de menos su comida.

El restaurante servía los mismo platos que entonces, pero como novedad, en cada mesa había una tableta con todos los platos y la comanda podía realizarse directamente desde la mesa. Tienen un sistema de bufé libre, pero que te traen directamente a la mesa. Una vez acabado el atracón de la delicia nipona, nos obsequiaron con dos galletas de la suerte. Cuando abro la mía, me encuentro con el siguiente mensaje: “What you have been wishing for is on its way/ Ce que vous désirez est en route”, o en español: “Lo que deseas está en camino”.

Pues bien, la galleta no estaba muy equivocada, porque al día siguiente conseguí una nueva oportunidad laboral. Esta vez como profesor de español como lengua extranjera. Es decir, una vuelta a los orígenes. Aún no están cerrados todos los detalles, pero parece ser que podría empezar a impartir clases a partir de enero, una vez que haya seguido un curso de formación. La idea sería compaginar ambas ocupaciones y convertirme en una hormiguita trabajadora que se ganara el pan. En todo caso, no alcemos las campanas al vuelo, porque aún tengo que realizar sendas formaciones y empezar sendos trabajos antes de hacer planes de futuro. Pero la alegría no me la quita ya nadie.

Sin embargo, no quiero recrear el cuento de La lechera, aunque parece que vaya siguiendo sus pasos. Y no lo digo de una manera metafórica. Como muchos sabréis, la lechera es una muchacha que lleva su cántaro de leche al mercado. En su cabeza va imaginando las cosas que comprará con el dinero que obtenga de la leche. En su imaginación cada vez se va haciendo más rica, pero todos sus sueños se derrumban cuando tropieza con una piedra y el cántaro se hace añicos. Siguiendo su ejemplo, ayer tras haber obtenido una evaluación positiva de la prueba que me hicieron como profesor, volvía yo a casa del supermercado inmerso en mis pensamientos cuando me vi envuelto en el juego de la gravedad dirigiéndome estrepitosamente hacia el suelo. Por fortuna, la compra se mantuvo en su sitio, a excepción de las manzanas que salieron rodando sobre el negro asfalto. Entre la vergüenza, la cola de coches que querían pasar y mi dolor de rodilla, me levanté como pude y seguí adelante. Eso sí, más atento a la realidad.

Otra vez el azar y la casualidad han querido escribir las líneas de mi aventura vital. Pareciera que me pongo a buscar anécdotas, pero como muchos dicen, la realidad supera a la ficción. De cualquier modo, mi filosofía actual es vivir el presente y dejar las decisiones futuras para mi yo futuro. Esta enseñanza la aprendí durante mi viaje a Indonesia hace ya un año y, desde entonces, intento aplicarla cuanto puedo. Cierto es que como buen piscis, debo luchar viento y marea para intentar no planificar. Aún así, en una conversación reciente con una amiga, me comentaba que yo tenía un máster en planificación, así que supongo que deberé seguir trabajando por cambiar.

En todo caso, me alegro de seguir sin engrosar la cuenta corriente de ningún psicólogo, ya que al parecer las galletas de la suerte de esta ciudad parecen hacer su papel. Hace dos años ya me decían que quisiera más a mí mismo con el siguiente mensaje: ”It is impossible to please everybody. Please yourself first. / Charité bien ordonnée commence par soi même” (“Antes de complacer a los demás, quiérete a ti mismo”, o algo así). Y ahora, parece que tampoco se han equivocado. Veremos que me depara el azar y la casualidad en el siguiente tentempié asiático.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s