3, 2, 1… ¡Acción!

Hoy se cumple una semana desde que me he trasladado a Toronto. En comparación con la primera vez que aterrizaba en estas tierras, mis sentidos han estado menos despiertos o, más bien, se encontraban aletargados. Esto se debe a que la novedad, al ser efímera, se ha diluido por haber tenido su momento en 2014. Sin embargo, la sensación de esta nueva llegada podría considerarse como eufórica y sosegada al mismo tiempo.

Me explico. Por un lado, el reto de una nueva vida por escribir es emocionante. Cada día al levantarme puedo abrazar una idea y seguirla hasta alcanzarla. Al menos, esta euforia de que todo es posible sigue siendo factible siete días después. En principio, espero que se prolongue hasta que quiera volver a la realidad o, en su caso, la rutina encorsete mis horarios y, por ende, mi libertad. Por otro lado, la experiencia de regresar a Toronto la asocio con el sosiego y tranquilidad de caminar por una vida nueva en unos zapatos viejos. Por mucho que la ciudad y yo mismo hayamos cambiado, mantenemos un equilibrio entre nuestro idilio pasado, el presente que se escurre entre las manos y el futuro prometedor. En definitiva, considero que ha sido un inicio de viaje, cuando menos, positivo.

Un adjetivo que puede describir el corto período tras mi vuelta sería “activo”. Me atrevería a decir que el propio país y sociedad canadienses alientan a no perder el ritmo y a estar ojo avizor ante las oportunidades que se presentan ante ti. Por ello, venciendo el desfase horario, me he apresurado por realizar todos aquellos trámites pendientes, que podían lastrar mis pasos futuros. Con los deberes hechos, los amigos y conocidos contactados y las ofertas de trabajo buscadas, me siento preparado para encauzar esta nueva aventura. De cualquier manera, el azar y la casualidad ya dirán por qué vericuetos habrá de pasar el río de mi existencia.

Siempre que se toma una decisión, la mente se cuestiona si es la correcta. En mi opinión, la vida es una serie de elecciones que van modelándola. Cuando se escoge un camino, no se hace inconscientemente, sino que se encuentra inscrito en unas circunstancias concretas. No obstante, a pesar de estar seguro de la opción elegida, las dudas no se apaciguan solamente con la razón. Así pues, me pregunto qué sería de mí si no hubiera emprendido este viaje. En mis otras vidas, las que vivo sin vivir en ellas (un poco al estilo de Santa Teresa de Jesús), hoy estaría ocupado con quehaceres diversos. Por ejemplo, si me hubiera quedado en mi Asturias natal, hoy habría ido a la entrega de certificados de la Universidá Asturiana de Branu en el paraninfo del Edificio Histórico de la Universidá d’Uviéu. Allí me hubiera reencontrado con amigos y profesores y hubiera rememorado anécdotas y recuerdos del curso. De otro modo, si Bruselas hubiera sido mi capital europea, me imagino que estaría celebrando con otros amigos que comprueban cómo los trabajos aparecen y sus vidas se tornan estables. Y si nunca me hubiera ido de Madrid o Barcelona, no estaría echando de menos a grandes compañeros de vida y estaríamos construyendo nuevas historias juntos.

Estoy en todas esas vidas sin estar, pero de lo que estoy totalmente seguro es que lo que quiero vivir es este presente, porque es el único que tengo y el que he decido que continuara. Por ello, cargadas las pilas y estando bien activo, me preparo para salir de nuevo a escena en este nuevo, pero, a la vez, conocido escenario torontoniano. 3, 2 1… ¡Acción!

Advertisements

2 thoughts on “3, 2, 1… ¡Acción!

  1. Te guíen donde te guíen, tus pasos formarán un bonito porvenir, porque están guiados por tu inteligencia Pabliano. Mucha suerte en tu nueva singladura, querido Pablo. Se te echa de menos desde la Ciudad Condal.

  2. Hermosa reflexión, que me lleva a rememorar que yo también tomé decisiones importantes en a lo largo de mi vida y que tú, Pablo, formas parte de una de ellas.
    Siempre siguiendo tu camino llegarás hasta el horizonte deseado. Ánimo y adelante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s